El tamaño de las personas

El tamaño de las personas

«UNA PERSONA ES ENORME cuando habla de frente y vive de acuerdo con lo que dice, cuando trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe con franqueza.
UNA PERSONA ES GIGANTE cuando se interesa por tu vida, cuando busca alternativas para tu crecimiento, cuando sueña junto a ti… cuando trata de entender aunque no piense igual que tú.
PERO ES PEQUEÑA cuando se deja regir por comportamientos clichés, cuando quiere quedar bien con todos, cuando maneja a la gente que menos puede como titiritero.
UNA PERSONA ES GRANDE cuando perdona, cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuando obra no sólo de acuerdo con lo que esperan de ella, sino con lo que espera de sí misma.
PERO ES PEQUEÑA cuando decepciona, cuando hiere, cuando actúa con orgullo, cuando no es solidaria, cuando miente, cuando no sabe pedir perdón.
UNA PERSONA ES GRANDE cuando sabe dar, cuando no tiene miedo de recibir, cuando la caracteriza la alegría, cuando enfrenta la tristeza, cuando domina la ira.
PERO ES INSIGNIFICANTE cuando desprecia, cuando olvida los favores, cuando sólo busca su brillo, sus intereses, su bienestar. Se empequeñece aún más cuando agrede, cuando falsea su testimonio, cuando mata con maledicencia.
UNA PERSONA ES GRANDE cuando extiende su mano, cuando cierra su boca y abre su corazón, y cuando su sensibilidad es tan grande como su tamaño.»
Diseño sin título (5)
El impacto de las relaciones tóxicas en tu economía

El impacto de las relaciones tóxicas en tu economía

Las relaciones tóxicas pueden tener un impacto desgarrador en tu economía. Cuando te encuentras atrapado en una relación dañina, es probable que experimentes una serie de consecuencias financieras devastadoras.

Las cicatrices financieras

Las relaciones tóxicas pueden tener un impacto devastador en tu economía, dejando cicatrices financieras que perduran mucho tiempo después de que la relación haya terminado. Estas relaciones, caracterizadas por abuso emocional, manipulación y control, generan un ambiente poco saludable que se filtra en todos los aspectos de tu vida, incluyendo tus finanzas.

En una relación tóxica, es común que uno de los miembros tenga el control financiero total o ejerza una influencia significativa sobre las decisiones económicas. Esto puede resultar en un desequilibrio financiero considerable, ya que la persona controladora puede limitar tus oportunidades de empleo, restringir tus ingresos o incluso obligarte a gastar en exceso para mantener su propio control.

El estrés y la ansiedad

Además, las relaciones tóxicas a menudo generan altos niveles de estrés y ansiedad, lo que puede afectar negativamente tu rendimiento laboral y tus perspectivas profesionales. El agotamiento emocional causado por la relación tóxica puede conducir a la falta de motivación, ausentismo laboral y una disminución en la productividad, lo cual puede afectar tus ingresos y tus posibilidades de progreso económico.

El impacto financiero de las relaciones tóxicas también se extiende a la gestión del dinero. Es posible que te encuentres en una situación en la que te veas obligado/a a mantener secretos financieros, asumir deudas compartidas o incluso ser víctima de fraudes económicos por parte de tu pareja tóxica. Estas circunstancias pueden llevar a una montaña de deudas, deterioro del crédito y una pérdida de estabilidad financiera a largo plazo.

Rompe lo que no te deja fluir

En última instancia, romper con una relación tóxica es fundamental para recuperar el control de tu vida económica. Buscar apoyo emocional y financiero, establecer límites saludables y trabajar en la reconstrucción de tu confianza y autonomía financiera son pasos esenciales para superar los efectos dañinos y restaurar tu estabilidad económica.

logo (1)